Dónde entrenar si te fuiste de viaje

Cuando realizamos ejercicio con frecuencia o tenemos una rutina de entrenamiento establecida y debemos salir de viaje, ya sea por negocios, asuntos personales o por vacaciones, solemos parar el ejercicio y con ello afectamos un poco la regularidad que teníamos, lo que puede incidir en nuestro estímulo para retomar la rutina.

Sin embargo, esto no necesariamente debe ocurrir, pues existen algunas alternativas para continuar entrenando mientras nos encontramos fuera de nuestra ciudad por un lapso determinado. Para que no te suceda a ti aquí te explicaremos dónde entrenar si te fuiste de viaje para que tomes la opción que más se adapta a tus necesidades.

Algunos de los consejos de los expertos al respecto son:

El gimnasio: Si llegas a un hotel donde hay gimnasio no tienes excusas para no continuar entrenando. Sólo debes adecuar tu programa para ejercitarte según tu agenda, aunque lo más recomendable es que lo hagas a primera hora para que mantengas la energía durante el día.

La calle: Ahora bien, si donde te hospedarás no existe un gimnasio puedes ubicar un sitio alrededor del lugar, que no sea muy transitado, donde puedas practicar tranquilamente tu rutina diaria de ejercicios, incluso también se vale hacerlo en los espacios destinados a la recreación con los que cuenta el hotel.

La piscina: Si el hotel donde te quedarás tiene piscina también puedes aprovechar ese recurso para ejercitar todos los músculos. Nada durante al menos una hora. Así disfrutarás un rato bastante ameno mientras te refrescas y continúas tonificando tu cuerpo.

La playa: En caso de que viajes a una zona costera y el hotel quede cerca de la playa no tienes excusa para quedarte en la habitación sin entrenar. Colócate ropa cómoda y calzado deportivo y sal a correr por la orilla de la playa. Allí también puedes realizar los ejercicios estáticos que desees durante al menos media hora.

Un parque: Si cuentas con un parque ubicado cerca del lugar donde te hospedas aprovecha de acudir allí y continuar con tu entrenamiento de rutina. Si estás acostumbrado a hacer ejercicios con máquinas puedes realizar algunos movimientos en los que aproveches tu propio peso corporal como las flexiones, las sentadillas, los abdominales en suspensión corporal, entre otros.

La montaña: Otra opción viable es que si tienes alguna montaña cerca del hotel puedes hacer senderismo hasta donde tus condiciones físicas lo permitan. Allí puedes ubicar algún espacio y aprovechar los recursos naturales para hacer los ejercicios estáticos necesarios, haciendo uso de tu propio peso corporal.

Recuerda que si te encuentras en lugares de una altitud importante, es necesario llevar contigo un pulsioxímetro que controle tu estado físico en todo momento.

Estos son algunos de los lugares en los que puedes aprovechar para continuar realizando la serie de ejercicios que estás acostumbrado durante el tiempo que estarás fuera de la ciudad. Recuerda siempre ingresar en tu maleta la ropa y el calzado deportivo necesario para seguir manteniéndote en forma.

Si tienes dudas acerca del lugar donde puedes continuar tu entrenamiento o no conoces el sitio donde te quedarás puedes indagar con las personas del hotel acerca de los recursos de los que dispones para ello.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.