Medicación y cirugía para la hiperplasia prostática benigna

La hiperplasia prostática benigna produce el agrandamiento fuera del rango normal de la próstata, no es cancerosa y tampoco eleva los riesgos de padecer de cáncer.

Sin embargo, es un mal que afecta a muchos hombres, sobre todo después de los 45 años aproximadamente. Pero no debes asustarte porque tiene medicación y varios tipos de cirugías indicadas para ello. Y a continuación, te explicamos en que consiste.

Tratamientos: los medicamentos

Se utiliza para la hiperplasia prostática benigna un tipo de medicamentos llamados bloqueadores alfa, destinados a relajar los músculos de la vejiga, para que así el hombre pueda vaciar toda la orina contenida en ella.

Con este tratamiento más de la mitad de los hombres que padece esta enfermedad, siente mucha mejoría con respecto a los síntomas obstructivos.

Estos medicamentos pueden ocasionar efectos adversos como lo son: mareos, cansancio y baja tensión arterial.

Los medicamentos que bloquean la testosterona ayudan a reducir el tamaño de la próstata y con esto todos los malestares que la hiperplasia prostática benigna conlleva.

Pero una gran desventaja es que tardan mucho tiempo en hacer el efecto deseado, pudiera demorar de 3 a 6 meses e incluso pudiera provocar impotencia.

Según investigaciones afirman que la unión de estos dos tipos de medicamentos; bloqueadores alfa y bloqueadores de testosterona pueden dar mejores resultados.

Tipos de cirugías para la hiperplasia prostática benigna

Resección transuretral

Es el más utilizado y consiste en quemar el tejido prostático adicional, mediante un lazo eléctrico y un telescopio.

Incisión transuretral

Se realizan cortes de pequeño tamaño en el inicio de la vejiga, con la finalidad de ensanchar la uretra.

Termoterapia transuretral con microondas

Con una antena de microondas se elimina la parte agrandada de la próstata.

Ablación con aguja transuretral

Con una aguja caliente se queman pequeñas porciones de la próstata.

Prostatectomía por láser

Se elimina el tejido prostático agrandado mediante laser.

Cirugía abierta

Se realiza en caso de que el agrandamiento sea excesivo y todo lo que se hace es una incisión por el hueso púbico para poder acceder a la próstata y eliminarla.

Hay diferentes formas de intervenir la hiperplasia prostática benigna, sea por medicación o por cirugía como lo acabamos de ver.

Actualmente una de las opciones más utilizadas es la cirugía con láser, la cual no tiene muchas complicaciones y posibilidad de continuar su rutina en tiempo corto.

Pero no olvides que antes de tomar una decisión, necesitarás de la consulta de un médico en cuanto a tu Hiperplasia prostática benigna. Si ya has pasado por esto antes ¡no dudes en dejarnos tu experiencia en los comentarios!

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.