Estos son los motivos por los que se podrán reclamar daños y perjuicios debido al COVID-19

Lo que estamos viviendo hoy en día se parece más a un escenario de película postapocalíptica que la realidad de hoy en día, en este caso no hay olas gigantes o volcanes ni hay un enemigo verde al que abatir, nuestro adversario es invisible y las trincheras son los hospitales.

Todo parece que sale mal en esta guerra (a excepción del coraje y entrega de los sanitarios) una mala gestión de las autoridades, las medidas que salieron tarde, la falta de medios, la  ocultación de datos o la desmesurada protección que se está dando a las finanzas frente a las vidas de los ciudadanos.

Es así cómo pueden aparecer héroes pero también villanos que se aprovechan del ambiente de inseguridad, debilidad y dolor para aprovecharse. 

Es por ello que hemos elaborado un decálogo de lo que sí se puede reclamar en este caso, entre ellas omisiones, negligencias médicas o falta de una actuación inmediata. 

1. Abandono de ancianos en residencias y su consecuente fallecimiento

Serán responsables todos aquellos que no hayan socorrido al anciano o avisado a las autoridades y siempre que podamos acreditar abandono en situación de peligro manifiesto.

En este caso se tratará de omisión del deber de socorro y se podrá exigir una responsabilidad penal, lesiones y homicidio imprudente.

2. Una atención negligente

Podrán reclamar todos aquellos pacientes que consideren que no  han sido debidamente atendidos. La infracción de la  lex artis en casos oncológicos, neurológicos o cardiológicos que impliquen un error en el diagnóstico, alta indebida o una demora en las intervenciones urgentes se podrá reclamar en aquellos pacientes de patologías distintas al COVID-19. 

3. Familiares de pacientes fallecidos que necesitaban un respirador y fueron erróneamente catalogados

Si ha existido la posibilidad de acceder a tal asistencia pero la lista ha sido mal gestionada o no se ha trasladado a un centro que disponía de tales medios aunque fuese este de carácter privado.

En este caso los centros privados estaban obligados a acoger a todos los pacientes que la sanidad pública no podía recibir, además de no poder reclamar los gastos a nadie que no sea el  Servicio de Salud de la Comunidad Autónoma que ha decidido hacer la derivación.

4. Reclamación por responsabilidad patrimonial de la Administración pública frente al Ministerio de Sanidad y frente al Servicio de Salud de la Comunidad Autónoma correspondiente, siempre que el daño sea antijurídico

En este caso hablaríamos de los daños que han soportado tanto sanitarios como ciudadanos por  la falta de iniciativa de la Consejería de Sanidad a pesar de tener constancia de lo que estaba sucediendo en China.

5. Ausencia de las medidas necesarias para garantizar  la protección de los trabajadores

En este caso los empleados podrán reclamar a sus empleadores todos los daños sufridos (tanto físicos como morales) al exponerse al COVID-19 una infracción en las medidas de seguridad y prevención de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

6. Reclamaciones frente al Instituto Nacional de la Seguridad Social o, en su caso, frente a Muface, Isfas, etc.

En este caso si contraen la enfermedad prestando servicio podrán reclamar tanto incapacidad temporal, invalidez o la muerte de un familiar.

7. Denegación de la baja laboral a pacientes con factores de riesgo

Si la empresa le niega la baja a todas esas personas que padecen enfermedades inmunodepresoras, tienen patologías cardíacas o pulmonares se puede considerar motivo de demanda.

8. Falta de información

La omisión de información acerca del el diagnóstico, tratamiento, riesgos, alternativas y pronóstico de la enfermedad también es considerada una negligencia médica. 

En cualquier caso, al tratarse de una crisis única y desconocida hasta el momento vamos a tener que esperar para ver nuevos motivos de demanda y nuevas leyes que protejan de futuros problemas parecidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.