Seguro de viaje y Tarjeta Sanitaria Europea: el tándem perfecto

En el momento que planificamos nuestro vuelo por Europa deberíamos tener presente que se nos podrían presentar problemas que impliquen a nuestra integridad física, tal como pueden ser un incidente o bien una dolencia que necesite atención médica en un estado que no es el nuestro.

 

Los seguros de viaje son una opción genial para viajar por el globo con la tranquilidad de que podemos abordar cualquier eventualidad sanitaria sin llevarnos sustos, eludiendo tener que abonar más dinero del preciso. No son excesivamente costosos y podemos solicitarlos ya antes de efectuar un viaje específico.

 

Para cualesquiera viaje que hagamos por la UE, el Espacio Económico Europeo o bien Suiza, es aconsejable obtener previamente la Tarjeta Sanitaria Europea para eludir muchos incidencias. Si queremos dirigirnos a otras zonas del planeta, aquí no nos resta más alternativa que suscribir un seguro médico privado que nos proteja.

 

Este documento se puso en actividad en el año dos mil cuatro, después del Consejo Europeo de Barna, que se celebró entre el quince y el dieciseis de marzo de dos mil dos. En este acontecimiento se tomó la determinación de terminar con los documentos de permanencia temporal que se utilizaban hasta ese instante por un documento único para la totalidad de los ciudadanos de la UE. La Tarjeta Sanitaria Europea se otorga a los ciudadanos que tengan adhesión a la Seguridad Social, jubilados y otros grupos similares, por poner un ejemplo, ciudadanos carentes de recursos pecuniarios.

 

De qué forma pedir la Tarjeta Sanitaria Europea

 

Por lo general, cualquier europeo podría pedir la Tarjeta Sanitaria Europea por vía telemática, menos en los casos mostrados aquí:

 

– los que necesiten conseguir inicialmente este documento, tendrán que llevarlo a cabo acudiendo a una Oficina de Atención y también Información de la Seguridad Social (CAISS)

 

– los europeos que estén recibiendo una contraprestación por desocupación, o bien sus adjudicatarios directos

 

– las personas que dispongan de un contrato de tipo temporal

 

– los que sean beneficiarios de una pensión no contributiva

 

– ciudadanos sin recursos monetarios que tengan justificado el derecho a la asistencia sanitaria

 

Los europeos que no se hallen en ninguno de los supuestos previos, afrontarán menos dificultades en el momento de conseguir el documento. Conectados a internet, en la Oficina Online de la SS, podemos tramitar la tarjeta y conseguirla sin necesidad de personarnos. Además, los europeos actualmente adjudicatarias que pidan una reexpedición, además van a poder efectuarlo por internet. Únicamente sería necesario ir otra vez al sitio web anteriormente citado y encontrar la sección “Renovar” de la Tarjeta Sanitaria. Acto seguido el sistema nos va a pedir nuestra información personal. Cuando estén cumplimentados, ya va a haber acabado el trámite y obtendremos nuestra Tarjeta Sanitaria Europea en alrededor de un par de semanas.

 

Beneficios de ser beneficiario de la TSE

 

Los poseedores de la TSE van a poder disfrutar de una atención médica semejante a la que disfrutan los habitantes del estado al que viajan. Así pues, no deberíamos tomarla como un seguro sanitario de viaje privado, puesto que sus funciones son diferentes. Es importante comprender que la posesión de la Tarjeta Sanitaria Europea no supone atención sanitaria gratis, puesto que esto no es de esta forma en la totalidad de los lugares de la UE.

 

Como aviso previo a iniciar el viaje, os aconsejamos revisar el modelo de asistencia médica existente en el estado al que vamos a desplazarnos, para conocer por adelantado qué derechos médicos vamos a disfrutar con la TSE y calibrar si estos se adaptan a nuestras necesidades.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.