La suplementación de vitaminas B es beneficiosa para la función cognitiva, según un metaanálisis

El consumo de vitaminas B durante al menos tres meses conduce a mejoras en la memoria episódica entre las personas de 40 años o más, según un metaanálisis.

 

Según el inform publicado en Nutrients, “las mejoras fueron evidentes si los sujetos estudiados no sufrían de deficiencia de vitamina B”. Tras el análisis de los resultados de 38 ensayos controlados aleatorios o cuasialeatorios, los investigadores de la Universidad Nacional de Seúl y la Universidad Hallym compararon los efectos de las vitaminas del grupo B, la vitamina D y las vitaminas antioxidantes A, C y E sobre la salud cognitiva.

 

Cabe señalar que 23 de los 38 ensayos se centraron en las vitaminas del complejo B. En cambio, nueve de ellos pusieron el foco en las vitaminas antioxidantes, mientras que los otros seis tuvieron como eje la vitamina D. Todos los sujetos estudiados en los ensayos estaban sanos o solo sufrían un deterioro cognitivo leve.

 

Vitamina B, la más beneficiosa

 

De cara a los resultados, de todas las vitaminas para la salud del cerebro y la memoria, los investigadores descubrieron que las vitaminas del grupo B eran las más beneficiosas, especialmente para fortalecer la función cognitiva global y la memoria episódica. Sin embargo, este nutriente no destacó respecto a la mejora de otros dominios cognitivos como la velocidad de procesamiento, la atención y la función ejecutiva.

 

Por otro lado, las vitaminas antioxidantes también demostraron alguna ventaja a la hora de reforzar la función cognitiva global. No obstante, sus resultados fueron menos notables que en el caso de las vitaminas B.

 

En cuanto a la vitamina D, no se observaron beneficios concluyentes. Solo un estudio pudo demostrar que la intervención con vitamina D es beneficiosa para mejorar la atención y la función visuoespacial.

 

Según los investigadores, “las vitaminas B son más efectivas porque pueden ejercer efectos en el cerebro directamente a través de su influencia aguda en la hipometilación e indirectamente a través de su influencia a largo plazo en los niveles de homocisteína”. El estudio ha sido financiado por la Fundación Ottogi Ham Taiho.

 

¿Efectos de enmascaramiento?

 

Por el contrario, los autores han señalado que los beneficios de las vitaminas B se podrían reducir, o incluso volverse insignificantes. Esto ocurriría si la suplementación se llevara a cabo durante 12 meses. Los investigadores explicaron que el efecto acumulativo a largo plazo de los patrones dietéticos habituales y los cambios fisiológicos de los participantes del estudio pueden enmascarar el efecto beneficioso de las vitaminas B.

 

Además, los investigadores reconocieron que el análisis tiene una serie de limitaciones. En primer lugar, debido a que la combinación y la dosis de la suplementación variaron en los ensayos clínicos estudiados, esto podría haber afectado los hallazgos de este metaanálisis en particular.

 

Por ejemplo, los ensayos que solo estudian la vitamina B12 pueden tener resultados diferentes para aquellos que solo estudian la vitamina B6. Esto ocurre porque cuando se trata de vitaminas diferentes, las funciones fisiológicas tampoco son las mismas.

 

Declaraciones y conclusiones

 

Los investigadores han apuntado que estas limitaciones podrían ser un problema particular debido a las distintas funciones fisiológicas del tipo de vitaminas. “Ayudar a la síntesis de serotonina, dopamina, norepinefrina y ácido gamma-aminobutírico (GABA) para el folato (vitamina B9), apoyando a la síntesis, metilación y reparación del ADN de la vitamina B6 y la contribucióna la función y mantenimiento de las células nerviosas por parte de la vitamina B12”.

 

Sin embargo, debido a que estas tres vitaminas del complejo B son componentes particularmente importantes para la metilación cuando la homocisteína se recicla en metionina y el folato y la vitamina B12 dependen entre sí para su activación, “podría valer la pena tratarlas colectivamente y examinar su efecto en un modelo único”, han reconocido los autores del estudio.

 

Para terminar, han subrayado que no podían hacer recomendaciones definitivas con respecto a la duración o la dosis de la ingesta de vitaminas. Esto se debe también a las diferencias en los diseños de estudio de los ensayos incluidos en el metaanálisis.

 

Referencias

 

Suh SW, Kim HS, Han JH, Bae JB, Oh DJ, Han JW, Kim KW. Efficacy of Vitamins on Cognitive Function of Non-Demented People: A Systematic Review and Meta-Analysis. Nutrients. 2020 Apr 22;12(4):1168.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.