El cuidado íntimo de la mujer va en aumento

La higiene íntima es imprescindible para evitar las infecciones y tener una saludable actividad sexual. Es particularmente importante durante etapas de la vida como la menopausia y el posparto. Sin embargo, el uso de algún gel de higiene intima natural todavía no está introducido en la sociedad actual.

Características del ecosistema vaginal

 

El cuerpo de cada mujer es único y su área vulvovaginal también. Cuenta con un ecosistema específico creado por mecanismos de defensa innatos que trabajan conjuntamente para mantener la salud del tracto genital femenino.

Estos mecanismos son la piel, el pH ácido, las secreciones y la flora vaginal que, en gran medida, son controlados por el sistema inmunológico y sistema endocrino.

La piel de los genitales femeninos tiene un mayor nivel de hidratación que la piel del resto del cuerpo. Sufre un rozamiento constante y no está queratinizado. En consecuencia, es más permeable y susceptible a infecciones y/o irritaciones y necesita cuidados especiales.

Las células epiteliales vaginales se restauran rápidamente y producen compuestos con actividad antimicrobiana. La lactoferrina y la lisozima son un ejemplo de ello.

No se sabe gran cosa acerca de la microflora vaginal; es muy diverso y no cuenta con las mismas características entre todas las mujeres. No obstante, se sabe que mantener el equilibrio vaginal es imprescindible para contar con la zona saludable, ya que ayuda a mantener el pH ácido que es un mecanismo de defensa frente a los patógenos.

Los lactobacilos, el género de bacterias más abundante, son los que producen ácido láctico, lo que asegura que el pH sea ácido y brinde protección natural a la zona.

Factores que alteran el equilibrio del ecosistema vaginal

 

Desafortunadamente, existen varios factores que pueden alterar este equilibrio vaginal. Los factores internos incluyen la edad, los cambios hormonales (menarca, la menstruación y el embarazo) y las infecciones.

Los factores externos incluyen las relaciones sexuales, el uso de ropa ajustada, antibióticos, terapia de reemplazo hormonal o algunas prácticas de higiene. Su alteración puede provocar trastornos de la piel, infecciones del tracto urinario e infecciones vaginales bacterianas o por hongos.

Los signos y síntomas más comunes son picazón, ardor, dolor y secreción inusual, lo que conduce a alteraciones del sueño y reducción de la calidad de vida.

La sequedad vaginal es habitual en mujeres de todas las edades, sin embargo, ocurre con más frecuencia durante y después de la menopausia.

Las consecuencias de la sequedad en las relaciones personales, las actividades diarias, la calidad de vida y la función sexual pueden ser significativas, pero muchas veces se subestiman.

Por tanto, se debe preguntar, si la salud íntima se considera tan importante para la mujer, al igual que otras áreas como el rostro, el cabello y el cuerpo.

Entre las mujeres españolas solo el 18% utilizan productos de higiene íntima. Esta cifra es considerablemente baja en comparación con países como Italia, donde hasta un 65% utiliza estos productos.

Además, todavía existen ciertos tabúes en España y esta condición a menudo no se informa o no se trata adecuadamente. Es imprescindible más educación sobre la salud vaginal y la gama de tratamientos disponibles, para estimular a más mujeres a buscar la ayuda que necesitan.

Los humectantes son efectivos para aliviar las molestias causadas por la sequedad vaginal leve a moderada, particularmente cuando el estrógeno está contraindicado o se toma la decisión de no usarlo.

Es importante elegir un producto que tenga un equilibrio óptimo.

Las mujeres de todas las edades necesitan una higiene íntima diaria para mantener sana su zona genital. Es importante prevenir la acumulación de secreciones vaginales, sudor, orina y contaminación fecal, para evitar cualquier infección u olor corporal desagradable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.